¿Por qué es tan importante la limpieza e higiene de tu empresa?
6 septiembre, 2018
5 razones contundentes para contratarnos como empresa de limpieza profesional
6 noviembre, 2018
Mostrar todo
alfombras Elarg

Las superficies alfombradas son de las más vistosas y atractivas que pueda tener cualquier lugar, debido a su elegancia y la sensación acogedora que trasmiten. Suelen estar en numerosos espacios públicos y privados como salas de teatro, cines, hoteles, oficinas, bancos y otras instituciones.

 

No obstante, si no tienen un aseo y mantenimiento adecuado y periódico, con el tiempo irán perdiendo esa imagen agradable y se convertirán en receptores de polvo, gérmenes y ácaros, que podrían incluso ser vehículo de enfermedades y alergias, especialmente aquellas alfombras y tapices que están ubicadas en sitios donde existe un gran flujo de personas.

 

Además, también está el asunto estético: La falta de aseo hará que las telas se estropeen a mayor velocidad; su descuido afectará los colores y texturas, resultando en el deshilachado de éstas. Todo esto repercutirá negativamente en el tiempo de vida útil de las alfombras.

 

alfombras Elarg

 

Es por eso que Elarg ofrece entre sus servicios la limpieza de alfombras, debido a que sabemos lo importante y delicada que es esta tarea. Nuestro personal implementa un estricto proceso de aseo para que las alfombras queden pulcras y recuperen su vistosidad original. Dicho proceso está constituido por tres pasos:

  • Aspirado potente de polvo: Primero se realiza un aspirado con un equipo especializado de alto poder para librar la alfombra de partículas de polvo, tierra, pelusas, vellos y demás suciedad acumulada.
  • Lavado con máquina rotativa: Esta máquina se usa para tareas de fregado en superficies delicadas o con características especiales, que hacen que sea difícil limpiarlos de forma tradicional. Es por ello que se usa este aparato, para lavar las alfombras de manera correcta.
  • Desenjuague por inyección de agua y aspirado: Para terminar de erradicar la suciedad y los productos de limpieza de la alfombra, se procede a rociar agua a presión para remover las partículas ubicadas a mayor profundidad, que de otra manera, difícilmente saldrán. Por último, se seca la tela por un proceso de aspiración del agua.

 

Mediante este proceso le garantizamos el óptimo lavado de las alfombras y tapices, cumpliendo siempre con un doble objetivo: por un lado el correcto aseo de las telas y por otro, recuperar los colores y la textura original de éstas.